Voy a las profundidades de mi corazón y elijo lo que verdaderamente deseo

Related image

No más dejarte llevar por las circunstancias o por lo que dicta la sociedad en que te desenvuelves. Dedícate a encontrar la hermosa libertad de vivir.

Empieza valorando tu presente y experimenta cada momento como el más hermoso de cada día.

Dedica más tiempo a las personas y a las cosas que amas y menos a aquello que no te brinda felicidad.

Imagina un inmenso mar. En su superficie, por ejemplo, encontrarás las aguas agitadas por la acción del viento, a veces calmo, a veces tempestuoso. Lo mismo sucede en el entorno de tu vida cotidiana: cambiante e impredecible que puede ir de la plácida calma a diversos grados de inestabilidad, tensión y crisis total. Si bajaras a lo profundo del océano, descubrirías una completa ausencia de turbulencia y un relajante silencio. Por eso, si te apartas del mundo ordinario y te sumerjes en tu propio interior, encontrarás una grata presencia de poder y una profunda y tranquilizante sensación de liberación.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!