Esta semana descubre las lecciones aprendidas y practica el perdón

Related image El perdón es tu protección más elevada. ¿A qué nos referimos con esto? ¿Qué es el perdón verdadero y por qué es tan importante? La razón por la que se siente tan difícil y casi imposible perdonar a alguien que nos causó dolor es porque probablemente estamos guardando resentimiento. En muchas ocasiones creemos que el resentimiento nos mantiene a salvo de esa persona que nos lastimó. Aferrarnos a esa energía de resentimiento solamente mantiene a esa persona y la memoria del dolor en nuestra realidad; esto nos hace sentir bloqueados y atorados. Frecuentemente, nos resistimos a perdonar a alguien que nos causó dolor porque pensamos que el perdón le dará el permiso de lastimarnos de nuevo. Sin embargo, el perdón verdadero es la llave de tu libertad. Cuando tienes la habilidad de perdonar, siempre estás protegido. Perdonar a alguien simplemente significa que estás diciendo: ¨Ya no tienes poder sobre mí ¨. Esto no significa olvidar o fingir que no ocurrió. Significa que estás conservando la lección aprendida sin aferrarte al dolor. Es soltar la necesidad de venganza y liberar los pensamientos negativos de amargura y resentimiento. El perdón no significa que tienes que reconciliarte con la persona ni tener una relación con ella. Puedes perdonar a alguien y aún así elegir mantener tu distancia. Al practicar el perdón, te estás liberando del pasado, de cualquier apego dañino al drama, recuperas tu poder verdadero y lo utilizas con amor al crear la realidad que deseas. Esta semana te invitamos a que trabajes en ti mismo, en cualquier resentimiento que guardes, que descubras las lecciones aprendidas y practiques el perdón.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!

TERAPIA DE PERDÓN Y LIBERACIÓN en archivo wmv sólo audio

portada-terapia-vf-perdonar
Puedes llevar a cabo este proceso TÚ MISMO a través de un audio donde te vamos guiando en el proceso paso a paso. Si deseas contratar esta experiencia angelical y descargar el audio Terapia Para Perdonar y Liberar. RESIDENTES MEXICANOS: La inversión total del taller es de $400 pesos mexicanos que deberán ser depositados en la siguiente cuenta bancaria:  BBVA Bancomer a nombre de Virginia Estela Flores De los Cobos Cuenta 0190773395 y enviar tu comprobante a vicky@armoniadelalma.mx indicando qué curso deseas contratar. RESIDENTES EXTRANJEROS: La inversión del taller es $25 dólares americanos y puedes pagar por PayPal aquí: AUTOTERAPIA DE PERDÓN Y LIBERACIÓN EN VIDEO Una vez que hayas realizado tu pago, envía copia del comprobante a vicky@armoniadelalma.mx y te enviaremos a tu correo electrónico una liga en internet para que descargues los archivos en tu computador.

Si no deseas contratar ningún taller, puedes llevar a cabo este ejercicio que ayuda. No es un trabajo tan profundo como el taller pero es un comienzo.

EJERCICIO ANGELICAL DE PERDÓN:

  1. Visualizar a la persona.
  2. Recordar rodo lo que me hizo.
  3. Pedir a tu Ángel de la Guarda que te diga por qué esa persona apareció en tu vida y qué te enseñó.
  4. Nombras a la persona diciéndole: “_______ (nombre de la persona) te perdono y te libero, te doy gracias por _____ (esto) y por _____ (esto otro, etc.)…..”.- se dice tres veces.
  5. Luego dices: “Me perdono y me libero porque ya aprendí _____ (esto) y _____ (esto otro, etc.)”. – se dice tres veces.
perdonar
Inevitablemente, alguien va a lastimarnos. Cuanto más vivamos, más oportunidades hay que nos hieran, es un hecho de la vida. Howard Olsen señala: “La vida sin sufrimiento es imposible y cualquiera que busque mantenerse lejos del dolor, no está viviendo”. CONCLUSIÓN:  La necesidad de perdonar aumenta. La necesidad de perdonar aumentará con el tiempo. No hay mucho que pueda usted hacer al respecto, y tampoco importa lo absurdo que sea el acto en contra suya o cuánto lo hayan herido, el perdón cuesta menos que el no perdonar. Decidir perdonar trae salud en donde no la hay, amor en donde abundan el odio y paz en donde podría haber guerra. Si bien la oportunidad de perdonar aumenta, lo mismo sucede con nuestro conocimiento y nuestra habilidad para perdonar.