Cómo conocí al Ángel de la Abundancia

angel abundanciaUn día, tal vez sería en el 2009 o tal vez en el 2010. Recordé que recibiría terapia angelical de uno de mis primeros maestros de ángeles. Como vivíamos en el mismo fraccionamiento, apurada, llegué y me senté en la sala de espera. Extrañada que el lugar estuviese tan solo, me quedé quieta por un buen rato.

En la salita de espera había una imagen de bulto de un ángel. Era el ángel de la Abundancia según mis maestros me habían dicho.

Extrañada por la tardanza en recibirme, decidí esperar. Pocos minutos pasaron cuando sentí una conexión poderosa pero suave y amorosa al mismo tiempo con la imagen de dicho ángel. Y en mi mente comencé a visualizar y sentir algunas palabras que no me hacían sentido pero decidí escribirlas conforme iban apareciendo. No sé cuánto tiempo pasó. Perdí completamente la noción del tiempo y del espacio al enfocarme en reconocer cada una de las palabras que iba sintiendo. No entendía qué escribía ni sabía si había coherencia en el escrito. Sólo me enfocaba en una palabra a la vez.

Cuando terminó el dictado, leí lo que este hermoso Ángel de la Abundancia quería decirnos. Lo curioso de todo esto es que, justo terminaba yo de leer y releer el escrito cuando mi maestro salió de su consultorio con el cliente al que había dado terapia. ¡Yo había equivocado la fecha de mi sesión! era otro día.

Así son los ángeles. Ellos nos llaman, nos inspiran y nos guían si decidimos escucharlos. Y, juntos, podemos crear cosas bellísimas para los demás.

Ahora, me complace poder tener en nuestra tienda de ángeles esta hermosa figura que lleva prosperidad a cada hogar. Un ángel de abundancia para cada familia.

abundancia

Oración a la abundancia de Dios

(Dictada por el Ángel de la Abundancia)

Señor, humildemente me acerco a Ti para pedirte que derrames Tu preciosísima abundancia sobre mí y sobre toda mi vida.

Lléname, Señor, de Tu Luz, de Tu amor, de Tu sabiduría.

Derrama abundantemente Tu Gracia sobre mí, sobre aquellos a quienes amo y sobre aquéllos quienes me han encomendado algún favor.

Que Tu amor abundante me enseñe a pedir;

Que todo lo que me concedas lo sepa compartir;

Que sepa yo hacer buen uso de todo lo que bien tenga a recibir de Ti

Mi Dios, no escuches tanto lo que te pido, más bien completa mis carencias y quita de mí lo que no necesito para llegar a Ti

Que la abundancia de Tu Espíritu me traspase hasta que Tu ser quede eternamente impregnado en mí.

Que la abundancia de Tu luz ilumine nuestras mentes y nuestros caminos.

Que la abundancia de Tu paz reine sobre todos los seres de esta tierra.

Que la abundancia de tus dones y virtudes sean sembrados en nuestras almas.

Que la abundancia de Tu amor gobierne nuestros corazones.

Para que los frutos de Tu abundancia derrochada en nosotros sean vueltos a Ti para alabarte por los siglos de los siglos,

Amén