Manuales de causas de las enfermedades

En esta sección te daremos acceso a los manuales relacionados con enfermedades donde se indican las causas emocionales probables de cada una para que trabajes esos aspectos durante tus terapias.

DICCIONARIOBiodescodificacion descárgalo aquí

Biodescodificacion19-22Sept descárgalo aquí

Diccionario Bio-Emocional 2016 descárgalo aquí

DICCIONARIO de las enfermedades emocionales consulta la página aquí

Tabla del origen emocional de las enfermedades según la Nueva Medicina

separador (1)

¿Te gustaría tener una salud holística inagotable, basada en tu poder energético, mental y cotidiano? Nuestro cuerpo y sus síntomas son únicamente un reflejo de nuestros pensamientos y experiencias, de esta manera, el origen emocional de las enfermedades puede llevarnos hacia un camino de raíz para eliminar por completo todos nuestros males, e incluso frenarlos en un futuro anticipadamente.

De acuerdo a los estudios y propuestas de la escritora Louise L. Hay, escritora exitosa por su libro Tú puedes sanar tu vida, analizaremos las enfermedades más comunes y su raíz, para entender qué pensamientos y emociones nos están enfermando.

Las emociones y las enfermedades

El cuerpo en su dualidad simétrica, está diseñado para responder sistémicamente en base a los dos hemisferios: derecho el intelecto y la decisión consciente, izquierdo las emociones y las decisiones inconscientes.

Por ejemplo: Si una persona tiene un dolor en el pie derecho, representa su incapacidad para dar un paso importante en su vida a nivel laboral, profesional o intelectual, pero si el dolor se situara en el pie izquierdo, su incapacidad radica en un paso a nivel emocional, como casarse, el nacimiento de un hijo, o una visita al psicólogo.

Las enfermedades más comunes y su raíz emocional

  • Adicciones: Baja autoestima, evasión de sí mismo.
  • Alergias: Ignorancia del poder propio.
  • Angustia: Apego por los cambios en la vida, desconfianza.
  • Apendicitis: Creencia de que no merecer cosas buenas. Miedo para fluir.
  • Apoplejía o Ataque cardíaco: Rechazo a la vida, obstinación, ego agrandado.
  • Bronquitis: Sentirse acorralado en un problema familiar, palabras que se callan, gritos hacia la persona.
  • Colesterol: No reconocer la alegría, la estabilidad y la paz. Impedir que se propague la alegría.
  • Columna: Inflexibilidad ante la vida, rechazo de la ayuda, no recibir ni brindar apoyo.
  • Diarrea: Perder el control de la toma de decisiones, excusas para huir y afrontar.
  • Enfermedades crónicas y autoinmunes: Actitud de víctima, miedo al cambio, inseguridad.
  • Quistes y Fibrosis: Resentimientos hacia su lado femenino. Cultivar resentimientos con la pareja.
  • Gripe: Agobio por las opiniones populares o de los grupos, creer en las opiniones de los demás.
  • Hígado: No sentirse merecedor del amor y trato dulce en su vida, reacciona con cólera.
  • Hombros: Cargar con la responsabilidad de otros, no sentirse capacitado para una tarea.
  • Infección: Hartazgo de una situación, enojo exagerado, con sus palabras afecta a otros.

  • Insomnio: Necesidad de controlar las cosas, falta de confianza en el ritmo natural de las cosas. No suelta, vive con culpa.
  • Halitosis: Crítica destructiva, cuando habla no dice nada productivo, habla para llamar la atención.
  • Enfermedad congénita o deformaciones: Karma. Desea aprender algo en esta vida.
  • Nervios: Estado mental sobre la información, le enseñaron que la vida es dura, que debe mostrarse serio e interesado al respecto.
  • Parálisis: Resistencia y miedo simultáneos, deseo de evasión.
  • Padecimiento en los pies: Miedo al futuro y tomar decisiones importantes en la vida.
  • Hipertensión: Emociones retenidas y cristalizadas del pasado.
  • Hipotensión: Sentimiento de derrota antes de intentarlo, no tuvo suficiente amor en la infancia.
  • Reumatismo: Pensamientos amargos, resentimiento.
  • Uñas: Son la protección de los dedos, si presentan problemas, alguien ha traspasado nuestros límites y nos sentimos desprotegidos.

¿Has podido identificarte con alguna de estas emociones? El lado positivo es que no hay que esperar a que se convierta en enfermedad para actuar sobre ésta, sino prevenirla y asumir el compromiso con nuestra salud, porque nadie es responsable de que tengamos una vida plena, más que nosotros mismos.