Saltar al contenido.

Todo final siempre es para mi más alto bien

amigos 2A veces suceden situaciones en las que sentimos que lo hemos perdido todo. Tal vez repentinamente te despiden de tu trabajo, pudiera ser que la casa que has habitado por tanto tiempo te la están pidiendo, o tal vez sea necesario moverte de ciudad, la muerte de un ser muy querido, la pérdida de tu amado perrito… tantas y tantas situaciones cotidianas que nos sacuden y nos dan la oportunidad de movernos hacia lo que sigue, a una nueva etapa de vida, a un maravilloso comienzo. Esto puede ser impactante y tal vez nos cause miedo.

Es normal que nos atemorice aquello nuevo que viene a nosotros pues es algo desconocido y nos han enseñado a tener miedo a lo desconocido.

El término de una etapa en tu vida a veces requiere refrescar lo que hay, removerlo, dejarlo atrás para que puedas experimentar una maravillosa, refrescante y gratificante nueva era, nueva etapa, un renacer. A veces no podemos ver el panorama completo y eso es lo que nos parece atemorizante.

Sin embargo, el maravilloso Universo es sabio, tus ángeles son muy ingeniosos, Dios siempre tiene las mejores soluciones para que tu vida sea mejor, más vibrante, más brillante, más abundante.

Recuerda siempre mantener tus pensamientos positivos. No aceptes derrotas, no digas palabras de pérdida o de dolor. Solamente agradece por la abundancia amorosa que está por venir y que ya tienes en tu vida. Recuerda que tú creas lo que piensas. No importa si estás cerrando un viejo ciclo. Prepárate para un nuevo amanecer y llénate de valentía.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!