Cómo evitar la decepción

Es muy frecuente sentirnos decepcionados… ¿te ha pasado?

La decepción es temporal. Sólo tu pensamiento sobre ello es permanente.

Podemos hacer algunas cosas para evitarla:

  1. Cambiar la perspectiva de aquello que nos ha decepcionado. Pregúntate: “¿cómo verá esto Dios?”
  2. Dejar de tener expectativas sobre la gente, sobre las circunstancias, sobre todo y mejor dedicarnos a disfrutar la vida y fluir con ella. Permitirnos que el Universo nos sorprenda.
  3. Hacer por los demás desde el amor sin esperar nada a cambio.

Cambiar nuestra mente en relación a la decepción cambiará nuestra vida.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!