Poniendo en práctica la compasión

Resultado de imagen para abrazarse a si mismoEl mundo no se puede sanar sin poner de primero, el amor y la compasión por nosotros mismos.

Esta idea puede sonar egoísta o narcisista, pero en realidad es la base para el cambio que queremos ver en el mundo y para lograr la aceptación profunda de quienes somos.

Sentir compasión por nosotros, es extender ese sentimiento de amor y aceptación hacia nuestro corazón, dejando de lado el juicio, el castigo o el análisis de nuestros actos.

Muchas veces, la persona con la que somos más críticas es con nosotros mismos; usamos el poder de la mente para castigarnos y juzgarnos por lo que hicimos en el pasado o hasta para rechazar a quienes somos auténticamente. Tendemos a querer cambiar nuestra esencia y somos más duras con nosotras mismas de lo que somos con extraños o seres queridos.

La compasión por uno mismo se ve reflejada en actos de amor y aceptación diarios y constantes.

Cuando practicas el “darte cuenta”, aumentas tu capacidad para observar la vida conscientemente, sin juzgar y sin analizar. Muchas veces te encontrarás con cualidades o actos que quieres juzgar o situaciones que te causan dolor o sufrimiento. Allí es donde entra el espacio para la compasión y la aceptación completa de ti mismo.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!