Dedico un tiempo para mí

Muchas personas hoy día, han encontrado las maneras de dedicarse un espacio, incluso vemos personas de avanzada edad, retomando espacios de disfrute, vemos a más padres involucrados con sus hijos, a más madres en el gimnasio o compartiendo con amigas, el caso es que hemos tenido que aprender, que nuestro bienestar se refleja en toda lo que hacemos y en la medida que nos sintamos bien, podremos atender lo demás.

Es necesario que seamos fieles a nuestros deseos, que nos conozcamos lo suficiente para saber hasta qué punto somos capaces de avanzar, hasta que momento podemos estar en equilibrio e identificar el momento preciso en el cual nos merecemos cedernos un espacio en nuestra propia vida.

No se trata de ser egoísta, se trata de reconocer nuestros méritos y entender que la calidad que ofrecemos a los demás en las relaciones que establecemos, depende en gran medida con el nivel de armonía en el cual estamos con nuestro ser, no se puede dar lo que no se tiene…

Por: Marvi Martínez – Rincón del Tibet

¡Que los ángeles acompañen tu camino!