No pongas condiciones

Decir: “comenzaré cuando…” es una manera de auto-engañarnos para aplazar lo que sabemos que tenemos que hacer.

La mayoría de las veces, si esa condición se cumple, encontraremos una excusa nueva. Si lo que te está deteniendo es una razón del tipo: “comenzaré cuando termine mi carrera”, “comenzaré cuando tenga estabilidad económica” o “comenzaré cuando me haya mudado”, piénsalo de nuevo. Te será aun más difícil salir de tu zona de confort si has avanzado otro escalón dentro de ella.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!