“No sé cómo hacerlo” no es una excusa

Si tu obstáculo es que crees que no sabes lo que tienes que hacer para llevar adelante tu sueño, también te estás engañando.

En primer lugar, nadie nace sabiendo cómo hacer nada, y muchos finalmente lo logran. ¿Por qué, entonces, no podrías aprenderlo tú?

Plantéate tu sueño como un aprendizaje: si dices, por ejemplo: “mi sueño es plantar la huerta más grande del mundo”, y te quedas en que no sabes cómo comenzar un cultivo, posiblemente nunca harás nada.

En cambio, si dices: “mi sueño es aprender cómo hacer una huerta magnífica”, te encontrarás con que el primer paso es tan simple como buscar en Internet cómo sembrar algún vegetal en casa; o preguntarle a un amigo, o anotarte en un curso, ¡y tu sueño ya estará en marcha!

¡Que los ángeles acompañen tu camino!