Enfrento a mi resistencia al cambio

Salgamos de nuestra zona de confort, para encontrarnos con un mundo nuevo, disfrutar de nuevas experiencias y conocer personas nuevas.

zona de confort - dentro

Ninguna persona puede hacer nada bien si no está completamente motivada. Mientras solo veas lo cómodo que estás, y no tengas en claro cuáles serían los beneficios de atreverte a ir más lejos, no conseguirás alejarte de tu zona de comodidad.

Piensa en aquellos proyectos que te motivan: ¿qué aventura te gustaría emprender? Realiza una lista de los sueños que siempre has tenido, aunque te parezcan descabellados: viajar por el mundo, estudiar algo nuevo, hacer una obra de arte… ¿Qué es lo que siempre has querido?

Pero eso no es suficiente, porque seguramente, ante el primer obstáculo, una voz en tu mente te dirá: “no tienes porqué hacerlo”. Entonces, deberás dar el siguiente paso.  Esa “voz interior” que te dice: “no tengo por qué hacer esto ahora” es, en realidad, una resistencia al cambio. Saber que existe es la primera forma de enfrentarla. Cuando aparezca, respóndele con todos los motivos que tienes para salir, crecer y aprender cosas nuevas.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!