Escucha música clásica o jazz

Música para descansar

 La ciencia ha demostrado que la música de ritmos lentos puede reducir el estrés e incluso generar un efecto positivo en la salud cardíaca. Por este motivo, tomar un descanso de media hora escuchando este tipo de música puede marcar un antes y un después en un día que viene mal. El calmo efecto de la música podrá cortar con los pensamientos negativos que conducen a que todo siga saliendo mal, para encarar el resto del día de forma renovada.

Otra opción es que, si sabes tocar un instrumento o te gusta cantar, te tomes un tiempo para hacerlo. No importa qué estilo de música sea: ¡te sentirás renovado por completo!

¡Que los ángeles acompañen tu camino!