Llena tu corazón de la temporada navideña

Imagen relacionada

Retrocede en el tiempo y recuerda la mejor temporada de vacaciones que tuviste de niño.

Trae la memoria a tu mente y mírala muy claramente. Recuerda las vistas, los olores, los sabores, los sonidos y las personas que estaban allí. ¿Cuáles fueron algunas de las cosas que hiciste?

Si nunca tuviste una maravillosa temporada navideña como niño, entonces, ¡inventa una!

Imagínala exactamente como te gustaría que fuera. Al pensar en este momento especial, nota que tu corazón se abre.

Tal vez una de las cosas más maravillosas de esa temporada en particular fue el amor que estaba presente. Deja que el espíritu del amor fluya ahora a través de ti . Trae a tu corazón a todas las personas que conoces y que te son importantes. Rodéalos con este amor. Sabe que puedes llevar esta sensación especial de las fiestas contigo a todas partes y tenerla todo el tiempo, no solo durante una temporada del año.

Tú eres amor. Tú eres espíritu. Eres luz Tú eres energía Y así es.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!