Ejercicio para disolver la rabia

♦ENGEL♦Aquellos en el camino espiritual conocen la importancia del perdón. Para algunos de nosotros, hay un paso que es necesario antes de que podamos perdonar por completo. A veces, el niño pequeño en nosotros necesita vengarse antes de que sea libre de perdonar. Para eso, este ejercicio es muy útil.

Cierra los ojos, siéntate en silencio y en paz. Piensa en las personas que son más difíciles de perdonar. ¿Qué te gustaría hacerles realmente? ¿Qué necesitan hacer para obtener tu perdón? Imagina que eso sucede ahora. Entra en los detalles. ¿Cuánto tiempo quieres que ellos sufran o hagan penitencia?

Ahora pide luz rosada para rodear la situación y a ti mismo. Siente esa luz rosada que te llena de amor y disuelve esa rabia.

Cuando te sientas completo, condensa el tiempo y deja que se acabe para siempre. Usualmente en este punto te sientes más ligero, y es más fácil pensar en el perdón. Hacer esto todos los días no sería bueno para ti. Hacerlo una sola vez como ejercicio de cierre puede ser liberador.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!