Dejo de enfocarme en el problema

 Cuando te enfocas en los problemas de los demás, reduces tu capacidad para ayudarlos.

La gente cree que debes enfocarte en el problema para encontrar una solución.

Y, así, nunca surge una solución, nunca será inspirada; el Universo y las fuerzas invisibles nunca lo reconocen y nunca podrán facilitarlo o lograrlo si te mantienes enfocado o concentrado en el problema.

El problema y la solución son dos vibraciones completamente diferentes.

Cuando haya una situación a la que llames problema, enfócate en la solución. Imagina la situación arreglada, solucionada. Entonces estarás conectando con la inspiración para recibirla.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!