Ayudo a sanar el planeta

 ¡Hay tanto bien que puedo hacer por el planeta a nivel individual!

A veces puedo trabajar por ciertas causas, poniendo mi energía física o finanzas en ellas. Y, otras veces, puedo usar el poder de mis pensamientos para ayudar a sanar el planeta.

Si escucho noticias de un desastre mundial o actos de violencia sin sentido, utilizo mi mente de una manera positiva. Sé que si envío pensamientos de enojo hacia los responsables, entonces no estoy ayudando a sanar. Entonces, inmediatamente rodeo toda la situación con amor y afirmo que de esta experiencia solo vendrá el bien. Envío energía positiva y hago visualizaciones viendo que el incidente funciona lo más rápido posible con una solución que es la mejor para todos. Bendigo a los perpetradores con amor y afirmo que la parte de ellos donde el amor y la compasión habitan sale a la superficie y que ellos también son sanados.

Sólo cuando estemos todos sanos y completos tendremos un mundo sanado para vivir.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!