¡Actúa!

Sin acción después de sentir la inspiraciónpara hacer algo, no vas a ningún lado.

“Una onza de práctica vale más que toneladas de predicación”.

Puedes llenarte la boca hablando de todo lo que harás en tu vida. Pero lo único que vale verdaderamente, es lo que haces.

Está bien leer, estudiar, debatir, hablar. Pero el verdadero cambio ocurrirá cuando pases a la acción. Mejor que decir es hacer, dicen. Por eso, por pequeña que sea una acción, vale más que cientos de palabras.

Y, asegúrate de que lo que hagas o digas sea congruente con lo que deseas crear en tu vida.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!