Cómo la meditación puede cambiar una vida entera

«Es difícil de creer que en 2008 apenas pudiera caminar y ahora pueda esquiar por pistas negras y escalar en el Himalaya. Es difícil de creer que una vez pensara que la meditación era un montón de palabrería de hippies y ahora investigue su efectividad».

Te presento a Lucía.

Ella es profesora universitaria y no se me ocurre un ejemplo mejor sobre cómo la meditación puede cambiar una vida entera.

Permíteme que hoy te cuente su historia.

Hace nueve años, Lucía llevaba una vida más o menos normal: trabajo, más trabajo y estrés. ¿Te suena?

Ella procuraba liberar tensiones haciendo mucho ejercicio. Salía a diario a correr y levantaba pesas.

Un día, su amiga Jan le propuso que la acompañara a su clase de yoga. Lucía la miró como si le estuviera hablando un monstruo de tres cabezas, y enseguida encontró una excusa en sus ocupaciones del día a día para librarse de esa actividad tan «improductiva».

¿Te suena también esto de encontrar excusas?

El caso fue que, poco tiempo después y a pesar de todo el ejercicio físico que hacía, el médico le dio a Lucía una noticia devastadora: sufría un trastorno neurológico que le paralizaría poco a poco los músculos.

Debía agradecer que no era una enfermedad mortal, pero iba a tener que aprender a convivir con ella, así como con el estrés y la ansiedad. Ya no podría refugiarse nunca más en el deporte para liberarse.

Y Jan volvió a insistir. Esa vez Lucía aceptó practicar con ella algunos ejercicios.

«Me enseñó a concentrarme en mi respiración y descubrí que esa práctica inmóvil era increíblemente fascinante. En cuestión de semanas, la enfermedad dejó de progresar».

Y no. Ni fue un milagro ni Lucía cree en ellos.

Como profesora universitaria, empezó a investigar con sus alumnos.  ¿Y cuál fue el resultado?

Sus estudios revelaron que los estudiantes que practicaban meditación:

  • Vivían con menos estrés y ansiedad.
  • Conseguían prestar más atención, actuar con conciencia, regular sus emociones y mejorar sus relaciones.
  • Ganaban confianza para plantear sus razonamientos.
  • Mejoraban su bienestar general de manera evidente.

Actualmente, Lucía sigue investigando, junto a un equipo de neurocientíficos, psicólogos, estudiantes y escépticos, hasta qué punto el cuerpo y la mente están conectados.

Y es una de las alumnas aventajadas de Deepak Chopra.

¿Por qué crees que tú no puedes transformar tu vida y alcanzar la plenitud a través de la meditación?

Fuente: www.deepachoprameditacion.es

¡Que los ángeles acompañen tu camino!