Abro el corazón a nuevas oportunidades

Image result for amigos

Si observamos a las personas, nos podemos dar cuenta cuántos de nosotros vivimos dentro de una burbuja.

Por costumbre, nos enfocamos en aquéllo que nos afecta directamente y en las personas a quienes amamos. Esas burbujas de atención e interés que creamos nos mantienen enfrascados en nosotros mismos y en nuestra situación y nos estamos perdiendo de la oportunidad de entender los puntos de vista de otras personas.

Cuando nuestro enfoque es estrecho y se limita únicamente a lo que contiene nuestra burbuja de atención, es muy difícil entender que otras personas no miran el mundo de la misma manera que nosotros lo hacemos y esto nos lleva a tener una falsa perspectiva y a un entendimiento inflexible creyendo que esas personas están tomando  “malas decisiones” a propósito.

Cuando estamos envueltos en una burbuja de nuestra propia realidad es muy difícil tener la capacidad de ver y aceptar que los demás genuinamente ven el mundo de una manera diferente que nosotros. ¡Y está bien!

¡En eso consiste la variedad, la diversidad, la unicidad y el gran poder creativo de la Fuente!

Estas divisiones o burbujas de atención dañan a nuestro mundo y a nuestra relación con las personas que están fuera de nuestras burbujas. Nuestros corazones se pueden acostumbrar a mantenerse cerrados. Actualmente, éste es un gran reto a superar.

Lee, escucha, participa en cuestiones que abran tu corazón. Practica ver y entender con compasión a los demás y a admirar y entender sus ideas y percepciones porque pueden ser geniales. Aprende sobre las maravillas de otras culturas y haz nuevos y muy queridos amigos. A veces puedes encontrar personas tan maravillosas al abrir tu corazón que se convierten en amigos que duran por el resto de tu vida.

A veces es muy fácil perdernos en nuestras situaciones. Esta semana haz algo diferente. Sal de tus esquemas. Rompe esa burbuja que te limita y te mantiene en confinamiento.

Hay muchas personas esperándote para llenar tu vida de gozo y alegría. ¿Por qué no permitirlo?

¡Que los ángeles acompañen tu camino!