Deja de trabajar arduamente

La mayoría de las personas tiene dificultades para delegar o, incluso, para querer delegar porque han estado justificando su existencia a través de su arduo trabajo y equiparan el éxito con la lucha… con la batalla; equiparan los resultados con la lucha por ello o la batalla para lograrlo.

Y entonces, llevan su lucha como una insignia de honor. Y todo eso va completamente en contra de permitir que haya bienestar en ti vida.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!