No preocuparse por los “cómos”

Quizás esto cueste un poco, pero con entrenamiento se logra.

Lo que debe predominar en nuestra mente es lo que queremos, cuando eso está claro, relajadamente irán apareciendo las vías de acceso.

Permitir que las cosas fluyan y que todo se desarrolle a su tiempo y ritmo ayuda a que tengamos lo que deseamos más fácilmente. No forzarlas, no ir contra corriente, hacerlo fácil.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!