Cuando te separes de alguien, no te separes del amor

caminanteEl amor es una de las cosas que mientras más damos, más nos llenamos a nosotros mismos, dar amor alecciona, sana, beneficia… Sí, algunas veces por amar, resultamos lastimados, pero la experiencia lo vale.

El hecho de haber experimentado sentimientos hermosos, de habernos mostrado ante alguien más, de haber conocido a otro ser en sus maneras más escondidas, es de por sí enriquecedor, independientemente del resultado.

Es por ello que debemos agradecer la posibilidad de haber amado a alguien, incluso cuando el desenlace no fue el que en un principio planeamos. Una vez que nos tenemos que despedir de alguien, que tenemos que alejarlo de nuestras vidas, debemos reparar lo que haya quedado roto y sin rencores seguir adelante.

Ya vendrá otro amor que nos ayude a sanar, que nos haga ver las cosas diferentes, con quien quizás sí funcione… O quizás no… Quizás nos haga bien una buena dosis de amor a nosotros mismos, pero sin ninguna otra compañía y eso nos fortalecerá de una manera indescriptible.

Lo importante es no cerrarle las puertas al amor, no perderle el gusto, no generalizar por una o varias  experiencias que no nos hayan parecido agradables, sino que por el contrario, nos hayan lastimado profundamente. Ése es el riesgo del amor, pero si le quitamos el drama, hasta eso tiene su encanto.

Imagen relacionadaYo me imagino de muy mayor, recordando mis historias de amor interrumpidas y me veo a futuro riendo hasta de lo que lloré… Ahorita ya me río de algunas, otras heridas aún están recientes, aún me duelen… Pero no me coloco una armadura, no me rodeo de barrotes. Estoy abierta al amor, confío en el amor bonito, leal, duradero, ése que se construye de a poco, de a detalles y todos merecemos uno de esos y lo mejor es que para todos lo hay.

Descartar de nuestra mente que hay una cantidad de personas limitadas que valen la pena es muy beneficio, y lo es mucho más el estar convencidos de que nosotros merecemos un amor de calidad, que nos trate muy bien, que nos cuide, que sienta orgullo de estar a nuestro lado y se alimente cada día de lo bueno que le damos, mientras lo valora y lo respeta.

El amor como tal es una de las mejores cosas, emociones, sentimientos, que puede tener cabida en nuestras vidas, no debemos despedirnos de él por culpa de alguien… El hacerlo siempre será una decisión equivocada.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

¡Que los ángeles acompañen tu camino!