Todo fluye en mi vida

La razón principal de acumular, almacenar más de lo que necesitamos y no compartirlo en determinado momento es el miedo de no saber si lo tendremos o necesitaremos en un futuro; otras razones incluyen la codicia, la avaricia, la competencia y el ego, todas estas alimentadas por el mismo miedo primordial. Experiencias pasadas de escasez y carencia refuerzan estas actitudes, que nos alejan de vivir en equilibrio, con plena prosperidad, amor y salud.

Si observamos detenidamente las leyes naturales, vemos que todo fluye: la energía no se destruye, se transforma; atraes a tu vida aquello que le das atención y fuerza, incluso aquello que no deseas pero inunda tus pensamientos; la calidad de lo que das en pensamiento, palabra y acción, es, por lo general, la calidad de lo que recibes.

Tu actitud ante la vida es fundamental y determinante en la calidad de vida que terminas llevando. Tú eres el único responsable de tu vida, y esa responsabilidad es la que te otorgará la libertad y felicidad que deseas. La prosperidad, el amor y la salud, son actitudes y valores que inciden directamente en esa calidad de vida que anhelas. El asumir cada una de ellas sin temor, con determinación y confianza, donde nada te sobra, nada te falta, le dará una experiencia totalmente positiva y enriquecedora a tu vida.

¡Que los Ángeles acompañen tu camino!