¿Cómo afectan en tu actual vida las promesas de Amor Eterno del pasado?

Te libero y me libero… así fluimos mejor a través de la Existencia

¿Te ha sucedido que has terminado una relación de pareja y no la puedes quitar de tu vida aunque sea una relación que no es funcional? ¿o que tienes pareja formal y te sigues encontrando con esa persona que te atrae ni siquiera sabes por qué?

En esos casos, pudo ser que hiciste promesas de Amor Eterno explícita o implícitamente ya sea en esta vida o en otras vidas con esa persona, razón por la cual se crea un vínculo energético y sucede que no te puedes deshacer de ella en tu pensamiento y, además, tampoco puedes hacer vida con nadie más. O no se te acerca nadie o hay intranquilidad en tu actual relación formal.

Cuando hemos hecho promesas de Amor Eterno, nos encontramos con la misma persona una vida tras otra, tras otra, tras otra lo cual no es necesariamente muy bueno porque cada vida es una evolución de conciencia diferente y merecemos poder conocer a otras personas y tener otras experiencias. Lo que nos mantiene unidos es un lazo energético el cual es muy fácil deshacer.

No quiere decir que dejemos de querer a esa persona. Más bien lo que hacemos es quitar el vínculo energético que no nos permite movernos a otras experiencias y dejar que nuestro libre albedrío lo podas usar cuando queramos ya sea estando o no con esa persona pero SIN la atadura energética.

Lo único que debes hacer para quitar esa promesa o ese voto “por la Eternidad” es decir de voz viva o de pensamiento: “doy por terminada la promesa de amor eterno que hice con _________ (esta persona) porque ya no es necesaria” cierras tus ojos y pides al Arcángel Miguel que corte los lazos energéticos que ya no son útiles.