Origen de los llamadores de ángeles

736 × 926Los ángeles siempre están cerca, pero nunca está mal llamarlos cuando los necesitamos especialmente. Hay muchas formas de hacerlo, pero una de las más tradicionales es el amuleto para llamar ángeles, conocido más comúnmente como llamador de ángeles.

Es una pequeña pieza de joyería, esférica y de metal, que emite un sonido armonioso cuando es agitada.

Cuenta la leyenda que en el principio de los tiempos, los ángeles y los humanos vivían juntos y en armonía. Pero a causa del Pecado Original, ambos mundos se separaron. Entonces los ángeles, apenados, le regalaron a los hombres este objeto que suena como campanilla.

Related image

Así, cada vez que alguien se sintiera en peligro, desprotegidos o simplemente triste, sólo debería agitar las esfera y su ángel guardián vendría en su ayuda. Según esta leyenda, el llamador de ángeles es único: sólo funcionará como protección a su portador. La única excepción, es en la etapa de gestación; el llamador les brindará protección tanto a la madre como al niño dentro del vientre.

Cómo usar el llamador de ángeles

El llamador de ángeles, entonces, es de uso estrictamente personal. Tradicionalmente, se lleva colgado en el cuello, todo el tiempo.

También es posible colocarlo en el hogar, aunque siempre recordando que sólo podrá ser utilizado exitosamente por su dueño, para invocar a su propio ángel guardián.

Es habitual, por otro lado, colocarlo sobre la cuna de un bebé para hacerlo sonar antes de dormir y proteger así el sueño del niño. Lo ideal en estos casos es colocarlo con una cadena larga, de modo tal que quede a la altura del niño. Incluso podría hacerlo sonar él mismo.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!