Ayudar al planeta con pequeñas cosas significa gran ayuda

Estamos comenzando a ver nuestra Tierra como un organismo vivo, que respira, una entidad, un ser en sí mismo. Que respira y que tiene un latido de corazón. Cuida a sus hijos. Proporciona todo lo que podríamos necesitar aquí. Está totalmente equilibrada.

Si pasas un día en el bosque o en algún lugar de la naturaleza, puedes ver cómo funcionan perfectamente todos los sistemas del planeta. Está configurado para vivir su existencia en equilibrio absoluto, perfecto y armonioso.

Así que, aquí estamos: la gran humanidad que sabe mucho, y estamos haciendo todo lo posible para destruir el planeta al interrumpir este equilibrio y esa armonía. Nuestra codicia se interpone en gran medida en el camino. Creemos que lo sabemos mejor, y por ignorancia y codicia estamos destruyendo el organismo vivo y respiratorio del cual somos parte. Si destruimos la Tierra, ¿dónde vamos a vivir?

Sé que la gente se siente abrumada por los problemas que estamos encontrando ahora. Parece que solo una persona haciendo algo no afectará nada en todo el esquema de las cosas. Pero eso no es así. Si todos hicieran un poco, terminaría siendo mucho. Es posible que no puedas ver los efectos justo delante de ti, pero créeme, la Madre Tierra lo siente colectivamente.

Estemos dispuestos a ver dónde podemos hacer pequeños ajustes por el bien del medio ambiente. Incluso si todo lo que haces es comprar una bolsa de tela para tus compras o cerrar el grifo de agua mientras te cepillas los dientes, has contribuido mucho al hacerlo.

¡Que los Ángeles acompañen tu camino!