Los desafíos nos mueven hacia algo mejor

Sea lo que sea lo que te preocupe o te haga batallar en este momento, trata de recordar que la Fuente te ama supremamente, incondicionalmente y permanentemente.

Hay una razón mágica para cualquier desafío que puedas estar experimentando. Hay un camino para ti hacia la alegría.

La forma más fácil de salir de ese desafío es creer que eres amado, pedirle ayuda a tus ángeles y orar.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!