De no tener nada… aprendí

De no tener nada aprendí que es un estado temporal, NO DEFINE QUIEN SOY, y que así como manifiesto escasez también puedo manifestar abundancia.

De no tener nada aprendí que muchas cosas por las que sufrimos, revelan su poca importancia.

De no tener nada aprendí que aún sin nada, tengo MUCHO. Tengo Mi cuerpo, mi mente, mis ideas, mi familia, mi creatividad, mi persistencia. Estos son los tesoros infinitos y verdaderos y los que jamás tendrán un precio. Tu también tienes estos tesoros.

De tenerlo todo aprendí que las cosas y personas importantes en tu vida permanecen contigo aún cuando tienes todo o nada.

De tenerlo todo aprendí que lo que realmente queremos es realizar el propósito para el que fuimos creados,  sentirnos útiles  y poner nuestra vida al servicio de los demás.

De tenerlo todo aprendí que esto no significa ser millonario, sino tener una vida a la que no es necesario agregarle nada más.

Hoy ACEPTA que eres un ser rodeado y lleno del océano infinito del poder de la vida. Hoy ACEPTA que eres un ser de espíritu ilimitado y que tus pensamientos hacen que tu vida sea un canal grande o un canal pequeño del flujo de este poder. Si crees esta verdad, sentirás un gran alivio, un PESO SE CAERA DE TU CORAZON, y estarás listo para empezar la vida para la que fuiste creado. 

autor desconocido

¡Que los ángeles acompañen tu camino!