La meditación familiariza a mi mente con pensamientos positivos

Romina art

Es posible que los budistas hablen mucho acerca del amor, la compasión y la tolerancia, pero cuando incluso grandes maestros como el Dalai Lama admiten que se enojan algunas veces, ¿existe alguna esperanza para el resto de nosotros?

La ciencia puede decir que sentir enojo es totalmente normal; los psicólogos nos aconsejan que expresemos nuestro enojo, y algunas religiones incluso hablan de ira justa. Por el contrario, el enojo siempre es desaconsejable.

Vivimos en una era en la que se nos recomienda expresar nuestro enojo, pero los ángeles no están de acuerdo con eso. Actuar el enojo hace que sea más fácil hacerlo de nuevo en el futuro, conduciendo así a un ciclo interminable. Los ángeles nos aconsejan que no reprimamos nuestras emociones ni que permitamos que nos desborden, sino que las analicemos y lleguemos a entender el pensamiento incorrecto que está detrás del enojo.

Sabemos que el enojo no es un estado mental feliz, pero ¿qué podemos hacer con él? ¡no existe una píldora mágica! pero aquí estaremos publicando nuestros mejores consejos para lidiar con el enojo:

4. Observa tu mente: Meditación

Las prácticas de la meditación y la presencia mental pueden ser extremadamente beneficiosas para combatir el enojo. Es posible que muchas personas consideren la meditación como una pérdida de tiempo (¿por qué pasar 20 minutos sentados en un cojín cuando podemos sacarle mayor provecho a nuestro día?). Otros piensan que la meditación es una linda forma de escapar de la vida real, que nos permite pasar tiempo lejos de los niños/los correos electrónicos/el esposo/la esposa.

Pero la meditación es mucho más: es la preparación para la vida real. No tiene sentido que meditemos en el amor y la compasión todas las mañanas pero, tan pronto como llegamos al trabajo, le gritamos a nuestros empleados y nos quejamos de nuestros compañeros.

La meditación familiariza a nuestra mente con pensamientos positivos: paciencia, amor compasión, y es algo que podemos hacer en todos lados, en cualquier momento. Si pasamos media hora de nuestro trayecto al trabajo escuchando nuestras canciones favoritas, lo menos que podemos hacer es dedicar 10 minutos de ese tiempo a generar pensamientos de amor bondadoso hacia los demás, algo que es efectivo para reducir el enojo y convertirnos en una persona que los demás quieren tener cerca.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!

¿Quieres aprender más sobre meditar? conoce a Abraham: