Antes de actuar, me detengo y pienso

Sabemos que el enojo no es un estado mental feliz, pero ¿qué podemos hacer con él? ¡no existe una píldora mágica! pero aquí estaremos publicando nuestros mejores consejos para lidiar con el enojo:

7. Lo que sembramos: Karma

Las personas dicen: “recogemos lo que sembramos” o “es su karma: se merece lo que le está pasando”, implicando que la gente cosecha lo que siembra. Este no es exactamente el entendimiento del karma, el cual es mucho más complejo y sutil. Aún así, mientras las personas se sienten muy felices de señalar que el sufrimiento de los demás es resultado de su karma, la mayoría son reacios a ver que, cuando ellos mismos se encuentran en situaciones complicadas, éstas también han surgido de su propio karma.

Todo lo que experimentamos, desde los momentos más increíblemente felices hasta las profundidades de la desesperación, surge de causas. Estas causas no caen de la nada sobre nuestro regazo, sino que son creadas por nosotros mismos. Así que, cuando estemos experimentando una situación terrible, en lugar de dejar que el enojo se apodere de nosotros, podemos detenernos y pensar: ¿de dónde proviene esto? y ¿acaso deseo empeorarlo?

El karma se refiere a nuestra forma compulsiva de actuar, reaccionando ante las cosas de la misma vieja manera en que siempre lo hemos hecho. Si entendemos cómo opera el karma veremos que tenemos la habilidad de cambiar nuestras experiencias futuras con lo que hacemos ahora, y eso significa practicar la paciencia cuando surja el enojo.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!