Reconozco mis bendiciones

Empezar cada día dando gracias es una práctica excelente.

Puedes comenzar con:

“Gracias al universo, gracias ángeles por todas las bendiciones en mi vida, en especial, gracias por…” y menciona todas las cosas por las que te sientes agradecido esta mañana.

También, puedes hacerlo cuando te estés transportando porque el tiempo que tardas en llegar al trabajo te da la oportunidad de enumerar todas las cosas maravillosas de tu vida.

Una vez que lo hagas, puedes concentrarte en las cosas que deseas crear o que necesitas y que requieren más atención y, por lo general, se manifiestan muy pronto si lo haces así.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!