Meditación para sanar el linaje masculino

www.archetipos.comAl igual que el femenino, el linaje masculino lleva roto miles de años. Durante el patriarcado, se ha ensayado la construcción de la masculinidad, no de forma muy acertada, pero sí de forma suficiente como para saber hacia “donde no ir”. De todos estos años podemos rescatar aprendizajes que nos aporten sabiduría para re-direccionar, de forma más asertiva, la construcción de lo masculino.

Cómo puede un hijos construir una masculinidad sana, construirse como hombre, cuando su padre ha sido peligroso o ha estado ausente? No puede. Se construye desde lo que “no quiere”, porque le falta una parte, su linaje masculino.

De este modo, solo sanando el linaje masculino se puede construir una masculinidad sana, armoniosa y completa. Cuando esto tiene lugar, el vínculo padre-hijo se restaura y de nuevo circula la fuerza, la energía, la potencia y, por lo tanto, el amor y la vida.

Es cada vez más urgente construir una masculinidad, tanto en lo individual como en lo colectivo, que afirme, proteja, apoye, sostenga, pero que a la vez también nos deje libres para experimentar y enriquecernos desde la diversidad de experiencias e identidades (individuales y colectivas). Así amor y masculinidad no solo seran compatibles, sino que se potenciarán mútuamente.

Meritxell Masachs Serra

¡Que los ángeles acompañen tu camino!