Todo se resuelve un paso a la vez

Rendirse al Cielo significa dejar nuestras preocupaciones a las amorosas Fuerzas Invisibles del Universo. No importa de qué se traten – cuestiones domésticas, laborales, financieras o de salud -, si las entregamos al cielo, los ángeles pueden intervenir y guiarnos hacia la respuesta.

Si esa respuesta no es como creíamos que sería o no es lo que esperábamos que fuera, no significa que el proceso no esté funcionando. Los ángeles trabajan un paso a la vez, hasta que estemos donde necesitamos estar, Es como subir por una escalera, solo podemos subir un peldaño a la vez. Conforme damos un paso, se presenta el otro. El reto es reconocer estos pasos y agradecer a los ángeles que los iluminen para que podamos verlos.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!