Refresco mi mente y mi corazón sólo por unos segundos

Haz esto por sólo unos segundos.

Imagínate a ti mismo(a) parado debajo de una cascada, permitiendo que el agua que cae de picada lave cualquier cosa que no se parece al amor… en tu mente y en tu corazón.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!