¿Cómo sería tu vida si pudieras alcanzar todo lo que te propones?

Si esto fuera así, absolutamente nada te haría retroceder y serías capaz de progresar rápido alcanzando riqueza, felicidad, amor y todo lo que desees a lo largo del camino.

Por supuesto, la vida a veces no es así, es un proceso de aprendizaje y todos experimentamos las buenas y las malas a medida que pasamos por ella.

Tendemos a culpar a los demás por las cosas malas que ocurren pero, en realidad, atraemos insconscientemente todo lo que nos sucede.

En otras palabras, usualmente son nuestros propios pensamientos los que nos inmovilizan.

Cuando pensamos positivamente, atraemos lo positivo a nuestras vidas y esto nos trae buenas cosas.

De la misma manera, cuando pensamos en pobreza, pérdida y aspectos negativos, atraemos todo eso hacia nosotros.

Básicamente somos imanes que ejercemos atracción sobre cualquier cosa que pensamos y, sobre todo, sentimos.

¿No es triste pensar que llevamos vidas estropeadas, agobiadas con la negatividad cuando podríamos estar llevando vidas de abundancia y felicidad?

¡Que los ángeles acompañen tu camino!