Tener calma nos permite abrir la mente a mejores soluciones

Hada

Cuando callamos nuestra mente agobiada y preocupada, encontramos la calma.

Sin importar los truenos de la tormenta, está ese punto, ese refugio en nuestro interior, donde no llueve, donde estamos seguros, donde estamos protegidos. Pero si solo corremos a lo largo de la tormenta, vamos y venimos, nos resistimos, nos escondemos, solo tendremos la percepción de que esa tormenta llegó para quedarse.

Nada de lo que nos ocurre llega a nuestra vida por casualidad, todo lo atraemos, todo lo necesitamos, lo estamos creando…

Mientras nos mantenemos en un estado de vibración particular, siguen llegando las cosas que están asociadas a ese estado.

Cuando logramos conectarnos con nosotros mismos y alcanzar ese estado que no depende de lo que nos ocurra, comenzamos a vibrar diferente y a atraer situaciones diferentes a nuestras vidas.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!