La felicidad es una elección propia y se encuentra adentro de mí

Si vamos por la vida con la creencia de que la felicidad depende de nuestras circunstancias, de las situaciones por las que pasamos, de tener más dinero, unos hijos mejores, un buen trabajo, una pareja estable, etc., estaremos continuamente buscando aquello que nos falta, sin darnos cuenta de que la felicidad no tiene nada que ver con eso.

La felicidad podemos encontrarla siempre en nosotros, no es algo que esté ahí fuera. Es cuestión de darse cuenta de que no depende de lo que tenemos, sino más bien de lo que somos. Esto significa aprender a quererse, aceptarse y a convivir con uno mismo, puesto que serán las claves para que ante cualquier situación podamos sentir la felicidad que radica en nuestro interior.

Nuestra actitud ante la vida cambia cuando tomamos conciencia de que la satisfacción personal no es tan variable como nos han hecho creer, no está en constante dependencia de lo que suceda a nuestro alrededor. Disponemos del potencial de elegir cómo vivir nuestras experiencias, para conseguir una mayor armonía y responsabilizarnos de nuestra felicidad.

No se trata de vivir más experiencias positivas que negativas, sino de aprender a integrar todas las experiencias como un aprendizaje vital, puesto que todas ellas son útiles y necesarias.

Fuente: lamenteesmaravillosa.com

¡Que los ángeles acompañen tu camino!