Saltar al contenido.

La paz es el estado donde permanece el amor y busca compartirlo todo

Hace unas semanas, noté un ganso nadando detrás de tres patos en el lago en Hermann Park. Por todas partes nadaban los patos, les seguía el ganso. Esto me intrigó, así que tomé una foto rápida del pequeño cuarteto feliz. Ahora, cada vez que camino por ese rincón del lago, veo los mismos tres patos seguidos por el mismo ganso. Es cierto, no puedo estar seguro de que sean las mismas cuatro aves porque no llevan etiquetas con nombre, pero me parece muy dulce que un ganso haya sido aceptado en este pequeño grupo de patos. Parece que no les importa que se vean muy diferentes entre sí. Algunos humanos aprender mucho de esas aves acuáticas.

Muchas personas están más preocupadas por lo que nos hace diferentes que lo que tenemos en común. Aprendí una valiosa lección sobre esto hace muchos años mientras visitaba a una amiga en Long Island. Mi amiga era una Ministra interreligiosa, y cuando dos misioneros mormones aparecieron en su puerta unos días antes de mi llegada, los invitó a regresar al final de la semana para almorzar. Sintió compasión por estos adolescentes que estaban lejos de casa y que probablemente no comían comidas caseras. Conociendo nuestros diversos antecedentes espirituales, mi amiga pensó que los cuatro tendríamos una conversación interesante. ¡Ella tenía razón!

Cuando llegaron, intercambiamos bromas y luego saltaron directamente al Libro del Mormón para compartir sus creencias. En ese momento, yo había estado estudiando Un Curso de Milagros durante aproximadamente un año y medio, así que estaba muy ansioso por sacar mi gran libro azul y compartir mis creencias con ellos. Como puede imaginar, la conversación se volvió incómoda y muy tensa muy rápidamente. Afortunadamente, el almuerzo estuvo listo pronto.

Nos dirigimos al comedor y nos sentamos alrededor de la mesa para disfrutar un buen plato de sopa de pollo. Antes de comer, mi amiga pronunció una hermosa bendición sobre nuestra comida y nuestro tiempo juntos. Su invocación amorosa hizo que algo cambiara. ¡Comenzamos a hablar sobre las cosas que teníamos en común, dónde se cruzaban nuestras creencias y lo sabrosa que era la sopa de pollo!

La tensión de la conversación anterior se disipó y los cuatro disfrutamos de un almuerzo maravilloso.

Nunca olvidaré esa poderosa lección. Cuando intentamos convencer a alguien de que nuestras creencias son las correctas, las cosas inevitablemente se pondrán tensas. Pero, cuando compartimos desde el corazón en lugar de hacerlo desde el ego, el amor nos conecta a todos.

A menudo se dice que es mejor evitar hablar de religión y política con quienes tienen opiniones diferentes. Sin embargo, si queremos ser más como esos patos, quizás deberíamos discutir dichos temas más a menudo pero, con un corazón abierto y una mente abierta.

Podríamos llegar a descubrir que tenemos más en común de lo que creíamos. También podríamos estar de acuerdo en no estar de acuerdo pero, al menos nos daríamos la oportunidad de comprender cuando escuchamos otro punto de vista.

¿Te está costando mucho esfuerzo ver una relación o situación desde una perspectiva diferente?

¡Hasta la próxima! que nades en armonía con todos tus hermanos y hermanas en el lago.

Paz y bendiciones,     John Harold Moore

¡Que los ángeles acompañen tu camino!

Curso de ángeles GRATIS – escucha las 18 lecciones en audio

CURSO ÁNGELES, ARCÁNGELES Y SERES DE LUZ donde aprenderás a conocerlos, escucharlos, entenderlos e incluirlos en tu vida. Este curso es básico para poder tomar los demás. Y, lo mejor de todo, ¡ES GRATIS! busca CURSO DE ÁNGELES GRATIS en nuestro menú o haz  click aquí­.