Saltar al contenido.

La luz del Sol es una poderosa herramienta de sanación

Dado que la luz más el amor es igual a la sanación, tiene sentido traer tanta luz y amor como sea posible a cualquier situación que requiera una sanación.

Cuanta más luz provenga de cualquiera de los métodos que elijas (limpieza de chakras, trabajo de sanación energética, cristales, etc.), mejor.

En los templos de sanación de la Atlántida, trabajábamos con cristales dirigiendo la luz solar y la luz espiritual desde las líneas luminosas hacia los chakras de los pacientes. Mientras los pacientes se acostaban en una cama de cristal, se colocaban grandes puntos de cristal sobre cada chakra. Las sacerdotisas se turnaban para dirigir la luz a través de cada cristal hacia los chakras sucesivamente. Durante estas sesiones de sanación, también orábamos e invocábamos a los ángeles. Los resultados fueron que personas de todas partes viajarían a los templos de sanación para experimentar sanaciones profundas.

La luz del sol ha sido un tratamiento curativo que se remonta a la antigua Grecia, Roma y Egipto, además de a otros países y culturas. Por ejemplo, en Grecia y Roma, los médicos enviaban a sus pacientes a un “solario” para exponerlos a los rayos solares curativos. Hipócrates, el “padre de la medicina” griego, prescribió “helioterapia” (curación con luz solar) en sus escritos y para sus pacientes. Y a fines del siglo XIX, los médicos trataron la tuberculosis con exposición al sol, debido a la capacidad del sol para matar las bacterias asociadas con esta enfermedad y las infecciones relacionadas.

Muchas civilizaciones antiguas adoraban literalmente al sol. Aquellos de las culturas azteca, maya, egipcia, celta, persa, griega, romana y de otras culturas rezaron a los dioses del sol pidiendo ayuda y sanación. Las ceremonias solares elogiaban al Sol por su fuerza vivificante. Las primeras iglesias cristianas (especialmente católicas) llamaron pecado a esta adoración pagana y comenzaron a desalentar fuertemente su práctica. Sin embargo, las referencias al culto al sol todavía son evidentes, especialmente los domingos de cada semana. Y no podemos negar que el Sol es vida y que la energía solar sana.

La parte amorosa de la ecuación para sanar proviene de la oración y el llamado a la ayuda del Cielo.

Los ángeles, como seres puros y sin ego, aportan luz y amor a cualquier situación.

Cuando la invocación e intervención angélica se combinan con fuentes adicionales de luz, se abren las puertas a sanaciones profundas.

~ Fuente: Doreen Virtue. Medicina de Ángeles

¡Que los ángeles acompañen tu camino!

Curso de ángeles GRATIS – escucha las 18 lecciones en audio

CURSO ÁNGELES, ARCÁNGELES Y SERES DE LUZ donde aprenderás a conocerlos, escucharlos, entenderlos e incluirlos en tu vida. Este curso es básico para poder tomar los demás. Y, lo mejor de todo, ¡ES GRATIS! busca CURSO DE ÁNGELES GRATIS en nuestro menú o haz  click aquí­.