Saltar al contenido.

Perdido y encontrado… ¡es algo tan común en nuestras vidas!

Lo perdido y encontrado de Navidad

(Un relato de Radleigh Valentine)

Cuando tenía alrededor de 10 años, mi madre nos puso a mi hermana y a mí en un programa de verano. Duró una semana durante varias horas al día y fue básicamente para entretenernos. Como parte de ese programa, hubo una hora de manualidades donde se nos permitió pintar figuras de cerámica de nuestra elección. Por alguna razón, todas las opciones eran figuras navideñas, algo por lo que, en retrospectiva, siempre he estado agradecido.

Las dos figuras que elegí fueron Santa y un candelabro “Noel”. Dada mi corta edad, no me importa admitir que hice un trabajo bastante decente y desde el día en que los traje a casa, han tenido un preciado significado para mí. Con el paso de los años, se convirtieron en una parte poderosa de mi tradición navideña.

Hasta ese año en que me mudé. Cuando llegaron las vacaciones, desempaqué la caja que decía “Santa y Noel” y no estaban ahí. Revisé cada caja que pude encontrar y literalmente desarmé mi sótano. No podía creer que pudiera hacer algo tan tonto como para extraviarlos. Los había cuidado durante lo que debieron haber sido 35 años. ¿Cómo pudieron haberse ido?

Literalmente me senté en el suelo y lloré. Iba a ser mi primera Navidad sin Santa y Noel desde que tenía 10 años. Pero lo superé porque ¿qué más podía hacer?

El tiempo avanzó rápido hasta la próxima Navidad. Estaba revisando las decoraciones navideñas porque estaba tratando de eliminar las cosas que ya no usábamos. Y, para mi total asombro, en el fondo de una caja etiquetada al azar, ¡allí estaban! Grité y, una vez más, esto me hizo llorar (esta vez de alegría) de tenerlos de vuelta.

Creo que cada temporada navideña se trata de objetos perdidos y encontrados. Cada año tiene alguna forma de pérdida. La pérdida puede ser pequeña o devastadora. Cada año también hay nuevos tesoros encontrados. Pequeñas o grandes, las cosas hermosas que se han agregado a nuestra vida deben contarse con la misma medida que las cosas que nos han dejado.

Mientras escribo esta nota, estoy sentado cerca del árbol de Navidad. El reno dorado que heredé de mi madre está a la vista y los arreglos florales navideños más recientes de mi esposo están en el manto. Mis perros están a mis pies mientras “El mensaje de Gabriel” suena suavemente de fondo. Mi enfoque durante parte de 2020 estuvo en las cosas que pensé que había perdido, pero, ahora que estamos cerca del final, veo que esas pérdidas fueron temporales. Volveré a abrazar a mis hermanos. Mi esposo y yo viajaremos a nuestro hogar familiar que está lejos de casa. Y sí, volveré a mi querido Disney. Al igual que mi Santa y Noel, la pérdida es temporal.

Pero lo que no es temporal son las cosas que he ganado. He cambiado para ser mejor persona. He crecido y me he vuelto más sabio. Soy más consciente que nunca de las cosas que importan. Quizás una de las mayores revelaciones para mí ha sido que tengo un papel más importante que desempeñar en el apoyo a las personas que me leen y escuchan de lo que jamás soñé que tendría. Se necesitó una pandemia y mi súper equipo para poder darme cuenta de eso.

Entonces, en este momento de introspección, soy muy consciente de lo agradecido que estoy por esta año 2020. Y estoy lleno de fe y esperanza sobre lo que traerá el 2021.

Con amor,    ~ Radleigh

¡Que los ángeles acompañen tu camino!

Curso de ángeles GRATIS – escucha las 18 lecciones en audio

CURSO ÁNGELES, ARCÁNGELES Y SERES DE LUZ donde aprenderás a conocerlos, escucharlos, entenderlos e incluirlos en tu vida. Este curso es básico para poder tomar los demás. Y, lo mejor de todo, ¡ES GRATIS! busca CURSO DE ÁNGELES GRATIS en nuestro menú o haz  click aquí­.

Tú puedes ser Angeloterapeuta

Sé un profesional de Tanatología Angelical

Haz de la Lectura de Cartas Angelicales una profesión

Aprende a leer profesionalmente el Tarot Angelical