Eres perfect@ a los ojos de Dios

niño felizEres hijo de Dios, bellísimo en tu inocencia y Eso es verdad, no importa lo que hayas hecho.

No existe ofensa que pudieras haber hecho para que tu magnificencia sea opacada, ni la maravilla de quien eres. ¿Quien no se ha salido del camino, traicionado la confianza de alguien, actuado imprudentemente, caído en la tentación, cedido a ansias de comer o alguna adicción?

Todos somos humanos. Viviendo una experiencia de magnífico aprendizaje en la Tierra y, a los Ojos de Dios, eso nos hace perfectos. ¡De verdad! exactamente como somos. Así como un niño de 3 años que espera el castigo con labios temblorosos por haber roto las reglas… ese niño tiene una gran belleza en su inocencia. Es puro como la nieve. Solamente hay algo que no ha entendido completamente o no ha integrado algo a su comportamiento todavía. No quiere decir que seas “malo”. En realidad no lo somos. Ninguno de nosotros.

Simplemente, a veces, estamos equivocados. Y Dios nos ama de todas maneras. Inmensamente. Completamente. Eternamente. Justo tal como somos.

¿No es eso maravilloso?

¡Que los ángeles acompañen tu camino!