Sano mi espíritu y mis emociones… entonces, mi cuerpo sana

aroma mujer plantasSiempre podemos sanar nuestros patrones de pensamiento y lograr cambios favorables en nuestra salud. No merecemos estar con dolores de cabeza crónicos o ser susceptibles de alergias. La enfermedad es una manera en que el cuerpo nos dice que tenemos una falsa idea en nuestro subconsciente y que no la hemos resuelto. Esta es una gran oportunidad de voltear a verlo y a observar cómo estamos tratándonos a nosotros mismos. El cuerpo nos está diciendo que no estamos pensando, diciendo o haciendo algo en nuestro más elevado bien. Así que, cuando comiences a sentirte enfermo, recuerda que es probable que tu cuerpo te esté diciendo que prestes más atención. Cuidarse a sí mismo es muy necesario.

Ahora bien, cuando aliviamos ese dolor o esos síntomas a nivel físico únicamente, no quiere decir que se irán para siempre. Esta es la razón por la cual muchas personas tienen enfermedades crónicas. Curar la enfermedad a nivel físico no nos va a traer un completo estado de plenitud y salud. Cuando sanamos a nivel emocional y espiritual es cuando verdaderamente sanamos. La salud total está relacionada con la mente, el cuerpo y el espíritu. Con los tres juntos. Moverte de la enfermedad al bienestar es únicamente a través de cuidarte adecuadamente, tener la alimentación apropiada y descansar suficiente. Y también practicar el pensamiento positivo y reflexionar temas emocionales a través de meditación o de trabajo con el espejo como Louise L. Hay lo propone.

La afirmación de hoy es: Mi salud ya está en proceso. Escucho con amor los mensajes de mi cuerpo y actúo en su favor.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!