Papitas fritas, palomitas, galletitas… ¿se te antojan insaciablemente?

crujientes2¿Eres comedor compulsivo por estrés? ¿Te gusta masticar más cuando estás entre la espada y la pared como resultado de presiones de trabajo, financieras o familiares?

Si respondes que sí a estas preguntas tal vez seas de los que tienen antojo de comidas y botanas crujientes como papas fritas, palomitas y galletas.

Las texturas crujientes proporcionan una salida catártica de la tensión retenida en la mandíbula. ¡Actúan como un saco de boxeo! Sacamos la tensión y el enojo con cada mordisco crujiente. El sonido crujiente tranquiliza recordándonos de nuestro propio poder conforme masticamos.

crujientesUna de las principales razones por las cuales fallan las dietas es porque no ofrecen suficientes alimentos crujientes para crear saciedad.

Ya sea que añores una rama de apio crujiente, una manzana o unas papas fritas, la razón de fondo es la misma: hay una necesidad biológica y psicológica de masticar algo crujiente para eliminar estrés.

¡Mejor comamos alimentos sanos y crujientes mientras resolvemos y hacemos conciencia sobre la verdadera causa de nuestro antojo!

¡Que los ángeles acompañen tu camino!