Hago la diferencia, colaboro con mi comunidad

pasear-al-perro¿Te has dado cuenta cuánta basura hay por tu ciudad? ¡Vaya! no vayamos más… ¿has visto la cantidad de basura que hay en tu camino?

Cuando saco a mi perrito a caminar, me encuentro con basura que se nota que nadie mueve. Tú, como yo, puedes notar cuál espacio nadie cuida en la calle donde vives. ¡Y nadie hace nada!

Decidí llevar una bolsa de plástico y recoger todos los días un poco de basura encontrada a mi paso. Esa basura que sé que nadie la va a levantar. Sobre todo, noté que hay un terreno que nadie cuida y la gente que pasa por ahí lo utiliza como depósito de basura.

No dediqué mucho tiempo ni quise esforzarme demasiado en la tarea. Algo sencillo. Solamente lo que encontrara a mi paso que fácilmente pudiera alzar y meter en mi bolsita sin mucho riesgo. Lo hago con gusto, me agrada ver lo lindo que queda el lugar cuando no tiene basura. Es el camino por el que paso, merezco verlo limpio. ES por mí, es por mi comunidad, por mi espacio. Nadie tiene que saber que lo hago. Me agradezco a mi misma al hacerlo. Me hace feliz.

Un par de semanas después noté que no me era tan fácil encontrar basura a mi paso. ¿Qué pasó? ¡no sé! lo que sí sé es que algo cambió en los demás.

Ahora mi bolsita de plástico regresa intacta después de mi paseo pero la sigo llevando… por si acaso la llego a necesitar de nuevo.

A veces hacemos algo por nuestra comunidad y nuestra comunidad, de alguna manera, responde. Eso es ser parte de la creación de la paz del mundo. Hacer pequeñas grandes cosas puede lograr más que grandes discursos y campañas publicitarias.

¿Cómo te gustaría hacer la diferencia en tu comunidad? ¿estás dispuesto a empezar AHORA?

¡Que los ángeles acompañen tu camino!