¿Cuándo meditar?

amanecerMañana y tarde coinciden con los ritmos más tranquilos de nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo sabe cómo estar en quietud, sólo tenemos que darle la oportunidad. Estudios demuestran que las rutinas que se realizan por la mañana son las que se mantienen por más tiempo, pero cualquier momento en que puedas meditar es el momento adecuado.

Posición del Cuerpo

Estar cómodo es muy importante. Es preferible sentarse derecho en el suelo o sobre una silla para crear un estado de alerta, pero si estás enfermo o lastimado y necesitas acostarte también puedes hacerlo. La mente está condicionada a dormirse cuando el cuerpo está acostado así que pudiera llegar a darte más sueño y quedarte dormido con facilidad. Tus manos pueden relajarse sobre tus piernas, palmas hacia arriba o en donde sea que te haga sentir más abierto a la experiencia.

Pensamientos

Los pensamientos inevitablemente van a surgir y estarán danzando alrededor de su mente, ésto es normal. No intentes hacer nada con ellos – déjalos ser. Si descubres que te encuentras pensando en lo que está pasando en tu mente, simplemente vuelve a enfocarte en tu mantra o en tu respiración- Pronto te deslizarás hacia el espacio entre los pensamientos.

Respiración

Cuando ponemos atención a nuestra respiración, nos situamos en el momento presente. Con un ritmo natural y sin esfuerzo, permite a tu respiración fluir en cada movimiento inhalando y exhalando fácilmente y sin forzarlo.

Duración de la Meditación

Los efectos de la meditación son acumulativos y el dedicar tan solo 15 minutos al día para despejarnos y rejuvenecer nos brinda innumerables beneficios. Muchas escuelas de meditación recomiendan 30 minutos de meditación dos veces al día y conforme tu práctica de meditación se va desarrollando, puedes ir aumentando poco a poco el tiempo. Sin embargo, es mejor meditar por periodos cortos todos los días, que meditar una hora a la semana.