El camino más fácil es alinearme a lo que verdaderamente deseo

El truco es (en realidad no es un truco, sino una habilidad)… la habilidad es tener deseos y no pisotearlos con la duda.

Cuando crees que puedes lograr tu deseo, te sientes maravilloso.

Pero un deseo que dudas no se siente bien.

Y luego, a veces dices: “Bueno, simplemente dejaré mi deseo”. Pero, no puedes porque una vez que la vida te ha llevado a identificar un deseo, el impulso sucede.

Entonces, el camino de menor resistencia es alinearse con el deseo.

Me alineo a mi deseo. No se trata de pensar en mi deseo. Se trata de sentir cómo me sentiría si ya tuviera ese deseo cumplido. Y sentirme así, justo así. Es cuando lo recibiré.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!