Deja que suceda en el mejor momento

 No todo tiene que suceder inmediatamente, en este momento o ahora mismo.

Está bien que te detengas por un momento. Toma aliento. Ve en silencio adentro de ti mismo. Pide a la Vida Misma que te guíe hacia tu mejor y más elevado bienestar.

No tienes que hacer nada… en realidad… excepto permitir que las cosas sucedan de otra manera. No siempre como tú dices que deben ser.

Tal vez hay un mejor tiempo… una mejor forma… tus ángeles y Dios son más creativos que tu mente. Podrías recibir grandes sorpresas si sólo lo permites.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!