Elijo y permito la felicidad en mi vida

Dejo que la vida fluya a través de mí.

Mi hogar es el Universo. Estoy siempre a salvo y protegido.

Me doy permiso para estar en paz y comprendo que la felicidad está al alcance de todos.

Estoy seguro al ser yo y expresar quien verdaderamente soy.

Me perdono completamente. Perdono con facilidad.

Soy útil, alguien todopoderoso que merece ser feliz.

Ahora me permito vivir en felicidad trascendiendo y liberándome de mis limitaciones.

Me fascina ser quien soy y hago valer mi poder con amor y respeto.

De ahora en adelante me permito ser feliz.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!