Ten paciencia, todo llega… Todo pasa

La paciencia es uno de esos dones que todos quisiéramos tener en grandes cantidades, sin embargo, por un motivo u otro podemos desesperarnos en el camino y no optar por la mejor actitud ante la espera de algún cambio.

Porque,  ¿cuándo nos impacientamos?

Cuando esperamos cambios, cuando queremos ver resultados, cuando un proceso nos estresa o nos lastima, cuando buscamos sanación u olvido, cuando queremos recuperar el tiempo que consideramos perdido… Es de humanos, pero no es lo más beneficioso.

Entendamos que todo lo que procuramos, hacia donde volcamos nuestras energías llegará a nosotros si dejamos de colocarnos trabas mentales, si dejamos de dudar, de colocar barreras entre eso y nosotros y por otra parte, todo aquello que hoy nos lastima, llegará a su fin.

 16 octubre, 2018

¡Que los ángeles acompañen tu camino!