Ejercicio de Gratitud para elevar nuestra frecuencia vibracional

gorgeous autumn trees - árboles coloridos

Podemos agradecer cada día por tantas cosas maravillosas que a veces damos por hechas. Agradece por:

  • El aire que respiras. Gracias a este aire que se constituye en el vehículo a través del cual puedes vivir y existir.
  • A las células que conforman tu cuerpo. Gracias a los millones y millones de células, que constantemente trabajan para que tu organismo pueda funcionar correctamente.
  • A la capacidad de ver. Gracias porque tienes la capacidad de ver y la oportunidad que esto te da de poder disfrutar de la belleza de la vida. Puedes ver y disfrutar a tus semejantes, hijos, puedes ver y eso es grandioso…
  • Por poder oír. Gracias a tu Dios o querido Universo, porque puedes escuchar la naturaleza, a tus amigos, puedes oir a tus hijos o a esa importante persona cuando te dicen “Te Quiero”.
  • Por poder hablar. Gracias Dios o querido Universo, porque puedes hablar y lograr expresarte usando las palabras, puedes articular y compartir cosas que muchas otras personas, tal vez, no pueden. Puedes decirles a los demás cuánto los aprecias y los quieres.
  • Por caminar. Gracias por tener pies y piernas con las que puedes bailar, saltar, escalar montañas, nadar, correr.
  • Por tu cuerpo. Gracias por tu cuerpo, que es tu sostén y tu vehículo. (Agradece a todas las partes de tu cuerpo, pues cada una de ellas tiene una función vital, que te permite funcionar correctamente).
  • Por el país en el que vives. Tal vez sea en un país privilegiado. ¿Estás consciente de esto?
  • Por tener una nevera, en la cual puedes guardar tus alimentos, aún y cuando tu situación financiera, puede que no sea de las mejores, pero tal vez es mejor que la de muchos.
  • Por tener amigos. Personas que han sido tu soporte y han estado contigo sosteniéndote en las malas situaciones y disfrutando contigo en las buenas.

Son infinitas las situaciones por las cuales estarás agradecido en este momento, una pareja, un hijo, el simple hecho de poder respirar, ver el sol y sentir su calor.

¡Que los ángeles acompañen tu camino!

 

Cuando hacemos esto, cuando agradecemos las cosas que tenemos, lentamente vamos elevando nuestra frecuencia. A través de la Gratitud y la Consciencia, aumentamos nuestra frecuencia.

 

Cuando hacemos este ejercicio y nos volvemos conscientes de que la verdad es que somos seres en abundancia, pues tenemos todo lo que necesitamos, no podemos hacer menos que sentir alegría de saber que es realmente así.